divendres, 8 de gener de 2016

què hi diu la jurisprudència

Inicio » Actualidad Jurídica » Al día » Jurisprudencia » Los celos no justifican aplicar la atenuante de “arrebato” a casos de violencia de género




Los celos no justifican aplicar la atenuante de “arrebato” a casos de violencia de género

Los celos no justifican aplicar la atenuante de “arrebato” a casos de violencia de género

Los celos no pueden justificar la aplicación de la atenuante de arrebato u obcecación sobre todo en casos de divorcio, según establece el Tribunal Supremo en una sentencia dada a conocer este lunes que condena a un ciudadano chino a 14 años de cárcel por acuchillar a su exmujer y amenazarla a través de mensajes de ‘WeChat’.
La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar, reitera doctrina para recordar que los celos, más allá de los casos en los que son el síntoma de una enfermedad,  no justifican la aplicación de la citada atenuante sobre todo en casos como son las separaciones y divorcios “en los que, por definición, renace el derecho de ambos cónyuges a rehacer un proyecto propio de vida afectiva”.
De considerar los celos como atenuante de los delitos de violencia de género, por actuar el agresor movido por un arrebato repentino, estaríamos según el Supremo privilegiando “injustificadas reacciones coléricas que, si bien se mira, son expresivas de un espíritu de dominación que nuestro sistema jurídico no puede beneficiar con un tratamiento atenuado de la responsabilidad criminal”.
Además, Pan B. es condenado por amenazas graves mediante mensajes que envió a su expareja por el sistema ‘WeChat’ -una aplicación de mensajería similar a Whatsapp-. En este punto, el Supremo reitera también doctrina al señalar que los ‘pantallazos’ de los mensajes obtenidos del teléfono móvil de la víctima requieren para constatar su autenticidad la práctica de una prueba pericial que identifique el origen de la comunicación, la identidad de los interlocutores y la integridad del contenido.
El motivo es el riesgo de manipulación de los citados archivos digitales por el anonimato que permiten los sistemas y la libertad de creación de cuentas con identidades fingidas, que hacen posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relacione consigo mismo.
En este caso, sí se aceptan los mensajes porque la propia defensa del recurrente admitió su remisión. En cuanto a la gravedad, el Supremo indica que las amenazas también pueden considerarse graves y a veces más que las explícitas.

******

orígen de la informació, via

AUTONELL & MOLAS

: https://twitter.com/EconomistJurist/status/685040932945850368

2 comentaris:

Olga Xirinacs ha dit...

"Je te veux" és el punt oposat a la situació que avui proposes i descrius. Respon al poema "Lumière" -Poema dansant sobre un vals d'Erik Satie-, a "Llavis que dansen" (Premi Carles Riba).
Ni el llamp/fletxa esculpit per Bernini al pit de Teresa d'Àvila va tenir tanta força.
Com que avui estic de plorera, ploro, com correspon a tanta evocació.
Dies enrere em pensava que havia superat aquesta situació, però m'havia d'haver malfiat d'aquella eufòria.
Una abraçada.

matilde nuri i espona ha dit...

sort en tenim del punt oposat a la situació que proposo i descric i denuncio;

plora, Olga, plora si això et fa bé; tot és correcte, qualsevol esforç i fins i tot quan no pensem en malfiar, perquè la situació que ens aboca a un 'sempre cadena perpètua' és ja un 'sempre mai'

'Je te veux'
cantem, cantem
.